27 feb. 2011

27/F/A un año...

Hace un año exacto, estaba asustada, sin saber de mis compañeros, mis amigos ni mi familia. No estaba en mi casa por que lo único que tenía eran recuerdos rotos y miedos irracionales. Sin luz, agua, ni forma de comunicarnos, sinceramente, asustada de las cosas que hacía la gente en un momento en el que necesitábamos tranquilidad y sorprendida por la inesperada unidad con esas personas a las que veía todos los días y no les decía ni hola.

La necesidad de salir era asfixiante, aunque significaba ver mi ciudad destruida, tener que caminar largas distancias y encontrarte lugares que parecían  campos de batalla: aprendí a evitarlos, rodear a los lugares y a las personas, evitar a los militares y a los reporteros que creían saber lo que pasaba, cuando nunca fue así.

Viví un toque de queda a mis dieciocho años, no podía salir antes de las 12.00 y tenía que estar de vuelta encerrada en casa a las 18.00, una casa que se iluminaba sólo con velas que llebavan años en un cajón, y con las luces de la calle: los neumáticos encendidos que se convirtieron en faroles y en señal de seguridad.



Con los días, supe de mis seres queridos y pude volver a descansar, creo que el letargo, la sopresa y el pensamiento de ¿por qué aquí, si esto sólo ocurre en las películas? demoraron días en irse. El dolor al ver destruido un lugar en el compartiste una risa, una fotografía, un recuerdo, aún no se va y no lo hará.

Hoy, ha sido un día, en que en la televisión no ha parado de mostrar reportajes e imágenes del terremoto, y estoy llorando todo lo que perdí y todo lo que extraño mietras las veo y escribo esto. Hoy, no quiero imágenes tristes, de destrucción, perdida y lamento, mi símbolo de este día es esa vela que iluminó mi casa y la de tantos otros, una vela que esta noche encenderé en recuerdo de aquellos que ya no están, una vela que encederé en señal de respeto a la tierra, y una vela en señal de agradecimiento y de esa esperanza que contra tierra y mar me mantuvo entera en esos momentos, y me sigue manteniendo.



A los que llegaron hasta acá, les agradesco con el corazón que hubieran querido compartir mi experiencia.
Nicis

2 comentarios:

  1. :( feii.. aun recuerdo el día después del terremoto, vi a la ex-presidenta hablando en CNN y ahí me di cuenta de lo grave del asunto, una gravedad que tal vez no entendí en su totalidad. Yo estaba en el cuarto de mis padres con mi hermana y las dos nos pusimos a llorar como unas tontas, primero Haití y luego Chile, me pareció muy triste y a la vez estaba muy feliz por no tener que pasar por lo que pasaron muchos.. estar en otro país y no saber de mis seres queridos..
    Te digo, menos mal que no te conocía ni a ti ni a la Dani, porque hubiese entrado en un ataque de histeria, sin tener ningún ser querido allá me puse a llorar, pues imagínate como me pondría ahora...
    Estoy feliz muy de que no te haya pasado nada malo a ti ni a tu familia.
    Cuídate mucho co-bloggera de mi (L)
    Ya sabes que con los terremotos sales corriendo como las locas como te enseñé ;) Aunque la verdad espero que no sea necesario.
    Un beso grandisimoo -kk- te quiero :$

    ResponderEliminar
  2. wow no sabia q te habia pasado eso...

    siento muxo todo eso... y tambien lo vi como Pao y estaba triste por todos ustedes pero al mismo tiempo aliviada por no haber psado por ello... me alegra q todo ya este bien y que solo sea mas que un recuerdo... espero q este bien y recuerdes q en varios rincones del mundo tienes personas q se preocupan x ti... aqui en Venezuela tienes dos ya... ;)... ... Cuidat muxo y solo tienes q sacarl el mayor provecho a esta experiencia - lo malo no sirve de nada...

    kisses!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...